Síndrome del impostor

sindrome del impostor

Cuantas veces nos hemos detenido a pensar si lanzamos un nuevo servicio, o nos encontramos en estado de parálisis, ansiedad generalizada o a veces pánico, por pensar en cómo reaccionarán nuestros clientes, cuestionándonos a nosotras mismas si realmente conocemos el mercado, el producto o el servicio que queremos ofrecer.

Hoy te digo ¡RESPIRA! Tranquila, yo también he pasado por la misma situación, a pesar de tener herramientas psicológicas para evitarlo, pero a todos nos ha pasado, incluso a tu cliente o tu mentor. Sí, estoy hablando del síndrome del impostor.

El Síndrome del impostor, es ese pensamiento errado en el que menospreciamos nuestros conocimientos, nuestra forma empírica y profesional con la que hemos solucionado nuestras etapas, conflictos e incluso aprendido nuevas formas de hacer las cosas, es tu conocimiento VÁLIDO.

El síndrome del impostor, no solo se caracteriza por pensar en que “estafamos” a los demás, o que simplemente no nos consideramos “capaces” o potencialmente “calificados” para iniciar con nuestro nuevo negocio; Sino que se acompaña de otros síntomas que pocas veces nos exponen en las redes sociales (Nuestra mayor fuente de información)

Las sensaciones corporales como la falta de aire, pensamientos recurrentes, ahogo, calor o dificultad para dormir o enfocarnos en una tarea, se manifiestan como síntomas que reflejan el poder, el enfoque que le damos al mundo externo, por encima de nuestras habilidades y competencias, inclusive, nuestro propósito, nuestra pasión y vocación; llevándonos así al estado de parálisis, en el que procrastinamos el desarrollo de nuevas oportunidades de elevar nuestra creatividad, productividad y economía.

Por eso hoy te recomiendo.

1.- Respira, y pregunta. ¿Qué me limita a realizarlo?

2.- Identifica el pensamiento y el enfoque de la situación, por ejemplo, “no me van a creer”

3.- Recurre a tu historia, tu formación y los éxitos obtenidos hasta el momento y responde la pregunta anterior, ¿Por qué no me van a creer?

4.- Apóyate con personas de confianza para recibir el feedback de tus servicios

5.- Atrévete a ser diferente. Tú ya eres única, y dentro de ti está el diferenciador cautivador que hará que se enamoren de tus servicios.

Y por último quiero regalarte el mantra que uso cuando me encuentro en esta situación.

Leélo en voz alta:

SI – VA – PU – SI – SÉ

Sí – Valgo, Sí – Puedo, Sí – Sé!

 

Con amor y siempre dispuesta a apoyarte,

María Alejandra Ruiz Bohórquez | @psicologaaleruiz | WhatsApp +52 1 55 8035 3158

 

Te puede interesar: ¿Qué es el mindfulness?

Compartir