¿Qué te detiene de emprender?

que-te-detiene-de-emprender

Hoy quiero compartirte parte de mi historia, para que me conozcas un poco más y también que podamos, entre todas, recordar lo valiente que somos.

Hace unos días leí en una red social la pregunta: ¿Cuándo decidiste emprender y por qué? Me resulta curiosa la respuesta, a mi mente no llegó una fecha en particular o especial, solamente pude responder “desde siempre”, y sabes, creo que todo el tiempo estamos en constante emprendimiento.

Para mí, emprender no se refiere únicamente a iniciar un gran y exitoso modelo de negocio, se refiere a todo comienzo que tenemos en nuestras vidas. Así, que sí, para mí yo siempre he emprendido, ¿la razón? Instinto natural y Conducta disruptiva.

Cuando me refiero a Conducta disruptiva, hago mención a romper los patrones, salirme del molde y siempre tener una actitud proactiva hacia el cambio. A lo largo de mi vida, me he visto en escenarios que desafían mi propio autoconcepto, por ruidos externos, como el bullying, acoso, traición, quiebre económico y últimamente, la migración.

Y no fue hasta que trabajé diariamente en mi persona, que comprendí que todos esos escenarios han estado presentes en mi vida para demostrarme a mí misma que soy más valiente de lo que podía creer. Por ejemplo, el mantenerme entusiasmada por iniciar un día más de escuela, esperanzada que todo cambiara, conocer nuevas personas en las cuales nunca he dejado de dar el voto de confianza.

El reconocer mis emociones, mis comportamientos y de esa manera ver por qué han impactado en mis estados de cuenta y que, a pesar de comenzar de nuevo mil veces al día, tengo la convicción que algo saldrá bien, aunque me encuentre sola y lejos de mi zona de confort.

¿Y qué tiene que ver con el emprendimiento y la salud mental?

Sencillo, porque, como mujeres hemos experimentado casos en los que dudamos de nuestro potencial, capacidad y no nos permitimos admirar la capacidad de resiliencia que tenemos desarrollado.

Te quiero invitar a que comencemos a practicar en nuestro día a día, el hábito de higiene mental; De la misma manera que nos desintoxicamos y cuidamos nuestra alimentación o descansamos para recargar energía, te pido que saques la basura de tu mente.

Esa que lograrás identificar cuando te encuentres mirando al pasado con dudas, con dolor; o cuando nos enfocamos al futuro con ansiedad, vacilando de nuestras capacidades.

Por eso quiero recordarme y recordarte que:

  • El momento de tensión llega cuándo nos acercamos a la meta.
  • Los pensamientos que nos hacen cuestionar nuestras capacidades, son limitantes; busca compartir tus experiencias y aprender de otros.
  • No tengas miedo de expresar tus ideas, tus proyectos; escuchar a tu potencial cliente, te ayudará a obtener el feedback que necesitas para continuar.
  • Recuerda cada momento en que has tenido un resultado no esperado y qué aprendiste de él.
  • Refuerza tu autoestima, tu confianza y seguridad, recordando los tiempos cumbres de tu vida y el propósito por el cual iniciaste el cambio.

Todo emprendimiento nace por la necesidad de cambiar una realidad. Confía en tu actitud, tus conocimientos, destrezas y desarrolla nuevas habilidades para continuar en constante crecimiento personal y desarrollo profesional.

¿Recuerdas la pregunta inicial? Yo la cambiaría por ¿Qué te detiene de emprender?

María Alejandra Ruiz Bohórquez | @psicologaaleruiz | WhatsApp 55 2317 3729

Recomendado: Emprender, inspirar desde tu ser

Compartir