Qué pasa cuando no existe el sentido de responsabilidad en tu empresa

Por Sandrine Dupriez

El “vacío de compromiso” ocurre cuando nadie se responsabiliza. El teléfono suena, pero nadie contesta o, peor, alguien contesta, pero transfiere la llamada de uno a otro sin nunca preocuparse de cuál es la situación y quién es la mejor persona para resolverlo.

El “vacío de compromiso”, se da cuando tus empleados están más al pendiente de la hora de salida, que de hacer su trabajo y realmente no están comprometidos con resolver los problemas que se presentan a lo largo del día.

Las consecuencias de este vacío son múltiples, empezando por un rendimiento muy por debajo del potencial de tu empresa, un ambiente laboral deficiente en términos de motivación interna y una colaboración nula entre colaboradores que los lleva a culparse uno a otros sin proponer soluciones.

Para lograr el compromiso de tus empleados, es importante que se sientan responsables del éxito de tu empresa. ¡El éxito nunca es labor sólo de la dirección! es indispensable que exista la colaboración de todos.

Un buen empleado sabe colaborar con sus colegas y reúne tres elementos esenciales:

  • Responsabilidad: si un empelado no es responsable, no podrá ser ni leal, ni tener iniciativas propias alineadas con tus objetivos.
  • Lealtad: si un empleado no es leal, significa que solo cuida sus intereses personales, nunca será capaz de trabajar en equipo y contribuir al crecimiento de tu empresa.
  • Iniciativa: mucho piensan que tener iniciativa es implementar cualquier acción… se les olvida que las iniciativas deben ser eficaces y cumplir con una estrategia.

Por lo tanto, es clave saber reconocer y distinguir a los empleados que poseen estas características y fomentar dentro de tu empresa una cultura que valore estos aspectos.

Ahora, es importante que tú también te des a la tarea de evaluar tu capacidad de liderazgo.

Una buena directora es capaz de delegar con claridad, definiendo funciones claras para cada área de la empresa; fijar objetivos retadores y alcanzables; brindar apoyo cuando se requiere, motivando a su equipo, inspirando a las personas a superarse y a tener un equilibrio entre su vida personal y profesional; comunicar y definir las prioridades de acuerdo a un plan que tome en cuenta las urgencias que pueden presentarse; organizar el tiempo y dar seguimiento a los objetivos y actividades; entre muchas otras habilidades.

El mes próximo, veremos más a detalle cada una de estas habilidades.

Sandrine Dupriez, MBA; es Directora General de Sonova México Soluciones Auditivas y Presidente de la Cámara Suizo Mexicana de Comercio e Industria. Síguela en @SDupriez.

Compartir