¿Por qué las mujeres jóvenes están renunciando a sus trabajos?

Muchas millennials sufren Burnout alrededor de los 30 porque son infelices en sus trabajos y no ven un panorama claro de sus carreras

Las mujeres Millennials (generación que nació 1982 y 2002) están renunciando a sus trabajos más que sus homólogos masculinos, y la causa no se debe a que se estén convirtiendo en madres.

La causa principal que lleva éstas mujeres exitosas y jóvenes a renunciar es casi siempre el agotamiento y el estrés laboral, también conocido como Síndrome de Burnout.

La tendencia de las mujeres millennials a sufrir Burnout cerca de los 30 años es real y, por desgracia, muy común. Un estudio realizado por McKinsey muestra que las mujeres ocupan el 53% de los puestos de trabajo de nivel trainee o junior en corporativos, y sólo el 37% de ellas ocupa puestos gerenciales. Ese número se reduce al 26% para vicepresidentes y altos directivos, lo que indica una importante disparidad entre los géneros de la escalera corporativa. Sólo el 11% de las mujeres optan por abandonar el lugar de trabajo de forma permanente para tener hijos, la otra razón para esta diferencia puede atribuirse a las altas expectativas y a la presión que las empresas ponen en sus empleados.

Pero muchas de esas altas expectativas también son auto-impuestas, pues algunas mujeres además de mantener sus trabajos de tiempo completo, tienen proyectos alternativos que mantienen por la noches o durante los fines de semana, y aunque a veces ni siquiera tienen una retribución económica inmediata, las ayuda a desarrollar otras habilidades o las mantiene felices.

Vivimos en una era sin precedentes en términos de organización mundial, donde siempre estamos activos. Se necesita una enorme cantidad de disciplina para no consultar el correo electrónico en la noche o en la primera hora de la mañana, y no todas las culturas organizacionales te incitan a tener esa restricción. El trabajo viene a todas horas , y puede ser difícil crear límites y permitir el descanso y renovación adecuada.

Para las mujeres, en particular las jóvenes, puede resultar muy difícil decir no, especialmente en industrias competitivas o en trabajos donde pueden ser sustituidas fácilmente. Pero, ¿por qué las mujeres? Un estudio de la Universidad de Kansas encontró que las mujeres sufren mucho mayor estrés laboral que los hombres a causa de una mayor carga laboral y la intención constante de abandonar el trabajo.

El autor del estudio, el profesor de Scott Reinardy examinó los números a través de la teoría de la socialización de género, la cual afirma que la sociedad pone ciertas expectativas en las personas desde una edad muy joven en función de su género. “A menudo se espera que las mujeres se encarguen de la familia y la crianza de los hijos, mientras que a los hombres les atribuyen cualidades de proveedor y trabajo antes que la familia. Las mujeres tienen tasas significativamente más altas de sobrecarga de rol, o sienten que no son capaces de completar sus tareas asignadas en el tiempo de trabajo permitido”.

Más allá de las altas expectativas, muchas millennials sufren Burnout alrededor de los 30 porque son infelices en sus trabajos y no ven un panorama claro de sus carreras. Pero lo importante es no dejarse confundir por caótico que parezca el panorama. En lugar de sentirnos presionadas constantemente, es importante vivir cada trabajo como una experiencia de aprendizaje (buena o mala) que te llevará a un siguiente nivel.

Es primordial reflexionar el por qué nos sentimos tan enojadas o presionadas con el trabajo y ser objetivas con las metas que queremos. Si no es divertido y no es tu pasión…probablemente te causará Burnout. Cuando encuentras algo que realmente amas, incluso si trabajas más horas, seguramente serás más productiva y feliz. Todos los trabajos tienen su “pero”, es tu labor evaluar qué cosas puedes o no tolerar.

Compartir