Los valores en una crisis de comunicación

los-valores-en-una-crisis-de-comunicacion

Recientemente, en plena celebración del mes del orgullo gay, se suscitó una crisis entre el mundo de la moda y la comunidad LGTB+. La editora en jefe de la revista Harpers Baazar México se pronunció abiertamente en sus redes sociales personales en pro de las terapias de conversión para «corregir» la identidad o la orientación sexual de una persona.

Más allá de la gravedad de lo que implican dichas terapias, que además están prohibidas por el Gobierno de la CDMX, es relevante observar el mal manejo que tuvo la editorial –dueña de la licencia en México– de la crisis suscitada por tales comentarios. y que hasta el día de hoy no ha expresado una postura en ninguno de sus canales oficiales. ¿Cuál tuvo que ser la reacción? Las respuestas pueden ser muchas, pero la no–reacción habla de una crisis de valores al interior de la empresa.

Si históricamente las definiciones de misión, visión y valores son un elemento clave para determinar la cultura corporativa de una empresa; durante una crisis esos valores son fundamentales para tener claridad sobre cómo reaccionar, se tenga o no establecido un protocolo para estos casos.

La cultura corporativa se refiere a la ideología de una empresa, la cual refleja su “personalidad”, entendida como el conjunto de actitudes, hábitos, creencias y comportamientos del grupo que la conforma y cómo este grupo interactúa al interior y exterior de la empresa.

Dicho esto, la expresión personal de un Directivo se considerará, en la mayoría de las veces, como una extensión de la empresa, especialmente cuando la opinión forma parte del contenido de la empresa e incluso si dicha expresión se hace a través de canales personales.

La importancia de definir claramente los valores radica en la congruencia que genera una empresa al interior y exterior, en la construcción de comunidad y pertenencia entre sus miembros, además de ser un filtro para seleccionar a los recursos humanos y así evitar posibles crisis basadas en incompatibilidad de pensamiento. Y lo más importante de todo, el tener los valores definidos ayudará a poder tomar decisiones ágiles y claras en caso de que se suscite una controversia de cualquier índole.

Los valores corporativos tienen que llevarse a la vida; es decir, deben de reflejarse en todas las acciones de la empresa. La tarea de los líderes es ser la referencia y el ejemplo de dichos valores; de encargarse de reforzarlos constantemente dentro y fuera de la empresa.

 

Por: Vivian Barón | Founder and Creative Chairwoman – Band of insiders

 

*Las opiniones expresadas por las columnistas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autoras; y no necesariamente reflejan los puntos de vista de Victoria147*

Te puede interesar: ¿Colaborar con influencers o no? Esa no es la pregunta by Vivian Barcón

Compartir