Ley del Home Office: ¿cómo nos afecta a las emprendedoras?

Ley_del_Home_Office:¿cómo_nos afecta_a_las_emprendedoras?

Mucho se ha hablado de que, con la reforma a la Ley Federal del Trabajo, a partir de enero del 2021,  el home office o teletrabajo no sólo es reconocido sino también regulado, lo que involucra en varios aspectos a empleadores y empleados por igual. Pero, ¿cómo esto puede afectar a las emprendedoras ante el contexto acual?

De acuerdo con Úrsula Quijano, directora de Estrategia e Impacto en Victoria147, “como emprendedoras, es nuestra labor estar siempre al tanto del panorama legal, de los cambios en regulaciones que puedan tener un impacto directo en nuestros negocios, sobre todo aquellos relacionados con los colaboradores”. 

Ante ello, Victoria147, primera academia de negocios para mujeres en México, comparte estos tres puntos en los cuales todo negocio o emprendimiento, debe fijar la vista este año:

  • ADELÁNTATE: Hay que tener todo el papeleo en regla

 

Una de las principales modificaciones a la ley, es que ahora el home office o teletrabajo deberá estar estipulado en los contratos (sí, también en los contratos colectivos y reglamentos internos), lo cual aplica para aquellos trabajadores que desempeñen más del 40% de su jornada laboral en casa.

 

Anticípate y detecta aquellos puestos que – probablemente – aún cuando termine la pandemia seguirán en esta modalidad. Asesórate para poder modificar sus contratos, pues en éstos, deberán estar también establecidos los canales de contacto que tendrán, horarios y pago de servicios. 

 

  • OPTIMIZA: haz un double check de tus gastos

Uno de los puntos más controversiales de esta reforma a la ley, es que ahora los empleadores serán responsables del pago proporcional de los servicios que el colaborador requiera para desempeñarse, como Internet y Wi-Fi. Si bien, esto es una buena noticia para todos los que se encuentran empleados, como emprendedoras nos debe hace repensar cuáles son nuestros gastos operativos y cómo podemos realocarlos para asegurar estas condiciones, básicas y necesarias, para nuestro talento. 

Empieza por aquellos gastos fijos propios de tener un establecimiento (incluso podrías cuestionarte la propia necesidad de tener un local u oficina). Es probable que puedas reducir tus propios planes de Internet o aprovechar la reducción en el uso de luz, agua o limpieza para dedicarlo a tus colaboradores. 

  • RELÁJATE: respeta el hogar ajeno

Si eras de las emprendedoras que consideraba que el micromanaging era una práctica sana o pensabas “da igual, está en su casa” es hora de ponerte un alto. La nueva reforma a la ley contempla el derecho a la intimdad de los colaboradores y su «derecho a la desconexión»; además de asegurar el equilibrio en salarios, condiciones y compensación de aquellos trabajadores que laboran de forma presencial y en modalidad de teletrabajo. 

 

Las emprendedoras necesitan de la asesoría correcta para evitar no solo problemas sino también, para asegurarse de que las cosas se están haciendo de forma correcta; lo cual, inevitablemente, ayudará a crecer sus negocios.

 

“Creemos en el poder de las mujeres para transformar el mundo”

Sugerido: ¿Cómo saber si estoy lista para emprender?

Compartir