INTRAPRENEURSHIP

los-valores-en-una-crisis-de-comunicacion

 

Recientemente vi un video de Ricardo Salinas Pliego que forma parte de una serie de videos para promocionar su nueva academia. Nunca lo había escuchado hablar en público, pero sus palabras me hicieron llorar. ¿Por qué? Porque pude relacionarme directamente con el principio de su video. Ahí relata lo complicado que es ser emprendedor; que detrás de todas las satisfacciones, alegrías y recompensas, implica demasiado trabajo. Incluso, habla de cómo los emprendedores nos volvemos “esclavos de nuestro proyecto, el cual implica un compromiso personal brutal e incluso sacrificios” – y es que sí, no lo podemos negar, eso es parte del emprender también.

 

Desde hace varios años escuchamos la palabra “emprendimiento” por todos lados. Se ha vuelto muy aspiracional entre las nuevas generaciones, quienes ven con gran admiración a todos emprendedores y hoy gigantes de la tecnología como Google, Facebook, Paypal, Tiktok, etc. Parece tan fácil, pero la realidad es que ser emprendedor no es tan simple como parece y no sólo eso, no es para todos y esta bien. 

 

Existe una alternativa que debemos traer más a la luz y convertirla en parte de nuestra cultura profesional y corporativa: el Intrapreneurship

 

No sólo el emprendedor puede emprender; también aquellos que trabajan dentro de corporaciones pueden experimentar el innovar y crear nuevos proyectos, lo cual puede traer altos beneficios para ambas partes. 

 

Del lado de la empresa, tienes a expertos en tu negocio que conocen lo que funciona y no. Con diferentes perspectivas, que pueden brindar nuevas alternativas a lo que comúnmente presenta el estratega de la empresa.  Un nuevo servicio, el desarrollo de tecnología, nuevas soluciones de logística, nuevos procesos, posibilidades de expansión, establecimiento de alianzas, las opciones son infinitas. Y todo esto sin realizar una inversión adicional y con un perfil de riesgo muy diferente.

 

Para que el Intrapreneurship exista, la empresa debe de permitirlo y brindar el espacio para crear y ejecutar, además de comunicar correctamente los propósitos y objetivos para que las innovaciones vayan realmente alineadas con la visión del negocio.

 

Del lado del Intrapreneur, puede resultar una gran motivación adicional el poder crear algo nuevo, sin necesidad de invertir y asumir un riesgo personal y con grandes posibilidades de éxito. La clave, no frustrarse si la primera propuesta no es recibida correctamente, al final es parte del proceso, como cualquier emprendedor. Los intrapreneurs deben preguntarse antes de innovar 3 preguntas: ¿qué necesita la empresa? ¿qué necesita el mercado? y ¿cuál es mi pasión? 

 

Para todas las emprendedoras, sigamos en esta experiencia de vida con la capa puesta y abramos camino a todos aquellos que quieren intra-emprender en nuestras empresas, sumando nuevos socios en nuestras misiones.

 

Por: Vivian Barón | Founder and Creative Chairwoman – Band of insiders

Compartir