Home Office: tu impacto ambiental

home-office-tu-impacto-ambiental

Es bien sabido que la pandemia por COVID-19 ha transformado innumerables ámbitos de nuestra vida cotidiana. Entre ellos el crecimiento exponencial del trabajo por vía remota o mejor conocido como home office, el cual, de acuerdo con investigaciones realizadas por Greenpeace y el Instituto de Estudios Futuros y Evaluación de Tecnología (IZT) ha generado un impacto positivo en el medio ambiente

Dado que la nueva modalidad laboral ha disminuido la movilidad masiva de fuerza de trabajo en muchas ciudades del mundo, y junto con ello, las emisiones de gases de invernadero producidas por automóviles.

No obstante, prácticas que consideramos tan comunes que derivan del home office, como dejar tu cargador conectado a la corriente o mantener tu cámara prendida durante una videollamada, también generan huellas en el ambiente. 

Por ejemplo, una de las mejores alternativas que podemos hacer para reducir nuestro consumo de electricidad durante estos tiempos es tener una buena organización de nuestra jornada laboral.

De esta forma evitaremos videollamadas demasiado largas, así como el envío de e-mails en exceso, como lo señala Marian Ventura, asesora en comunicación y sustentabilidad, estas medidas pueden traer beneficios ambientales a largo plazo y a gran escala si se practican sistemáticamente: “Porque se traducirán en un menor consumo de ancho de banda, de centros de datos, de electricidad y por ende, de quema de combustibles fósiles”

Por último, a raíz de la cuarentena, cada vez son más las personas que han adquirido una mayor consciencia sobre sus hábitos de consumo, lo cual las ha llevado a adquirir prácticas ecológicas como el reciclaje y el re-uso de todo tipo de materiales en su día a día.

Dulce María Perea | @missgarbbage

Recomendado: Ley del Home Office: ¿cómo nos afecta a las emprendedoras?

Compartir