¿Es posible emprender y trabajar al mismo tiempo?

es-posible-emprender-y-trabajar-al-mismo-tiempo

Cada vez son más las personas que se plantean crear un negocio sin dejar su empleo. 

Pero, ¿ tienen lo que hace falta para ser emprendedores: visión de negocios, capacidad de proyección en el tiempo, enfoque, y grandes dosis de disciplina?

Emprender y trabajar no es tarea fácil. Descubramos juntos los mejores consejos para lograr emprender y trabajar al mismo tiempo con éxito.

 

Consejos para emprender y trabajar al mismo tiempo

A continuación, revisamos juntos los principales consejos para dar ese gran paso, tan importante en nuestro proyecto de vida.

 

Definir bien nuestro proyecto

El primer paso para lograr emprender y trabajar sin fracasar en el intento, es tener bien claro cuál es nuestro propósito o proyecto.

Si nuestra motivación para emprender es simplemente ganar un extra a fin de mes, puede que lo logremos, pero lo más probable es que ese proyecto no tenga mayores posibilidades de escalar en el largo plazo.

Si algo define la esencia de las mentes emprendedoras, es que no se mueven por un interés netamente económico, sino por una pasión. Por una idea que les motiva, que les interesa, con la que sienten que pueden trascender.

Y eso es justo lo que debemos definir antes de dar el primer paso: ¿por qué queremos emprender?, ¿cuál es el proyecto que nos motiva?, ¿qué aspiraciones tenemos con él?

Una vez que tengamos claro el proyecto que queremos desarrollar y la motivación que nos impulsa, habremos dado el primer gran paso en el camino para emprender y trabajar con éxito.

 

Establecer un plan de negocio realista

El siguiente consejo vital para que logremos emprender y trabajar de manera exitosa, es establecer un plan de negocios realista. ¿Qué ingresos tendremos?,¿cuánto podemos arriesgar?, ¿hemos pensado en alternativas por si surgen imprevistos?, ¿qué plazo tenemos?

Si nos hacemos expectativas poco realistas, será mucho más fácil que caigamos en la frustración y abandonemos el proyecto. Por eso, es necesario pensar en todo. ¿Qué necesitamos para empezar?, ¿contamos con el dinero o buscaremos financiación? 

Más importante aún es pensar con absoluta claridad en nuestra propuesta de valor. ¿Qué es lo que tiene nuestro producto o servicio, que haga que el público lo prefiera antes que a la competencia?, ¿cuál es exactamente nuestro público objetivo?, ¿dónde los podemos encontrar?

Una vez que sepamos qué vamos a vender, a quién vamos a venderlo, y qué medios necesitamos para lograrlo, ya podremos pasar al diseño de tus estrategias de marketing o comerciales.

Ningún inicio es sencillo, así que no hay que perder de vista las proyecciones financieras realistas, para que nuestro emprendimiento no se asfixie económicamente a las primeras de cambio.

 

Optimizar el tiempo

Sin duda, uno de los principales retos de emprender y trabajar es la gestión del tiempo. Es importante que diseñemos un plan en el que podamos combinar nuestras responsabilidades laborales con las actividades propias de nuestro emprendimiento.

Organicemos cada semana, establezcamos prioridades claras, y si vemos que nuestro negocio empieza a crecer de manera sostenida, hagamos un plan de transición en el que, en el plazo que consideremos, podamos dedicarnos a nuestro negocio al 100%.

 

Ahorrar o buscar financiación

Hablábamos antes del capital de inicio, otro de los grandes temas a la hora de pensar en emprender y trabajar. Si contamos con ahorros suficientes, será un gran punto de partida para iniciar nuestro negocio.

Pero si no es así, no pasa nada. Existen muchas formas de conseguir financiación: podemos pedir un préstamo a un banco, solicitar subvenciones o ayudas públicas, crowdfunding, etc.

 

Mantener la motivación y la constancia

La motivación es esa fuerza vital que nos lleva hacia adelante, nos inspira a creer en una idea y trabajar por ella. Sin duda que se trata de un elemento vital para los emprendedores.

Pero tengamos presente que la motivación tiene mucho que ver con nuestro estado de ánimo y así como a veces está por los cielos, otras simplemente decae.

Por eso es importante tener disciplina, paciencia y sobre todo, constancia, como herramientas fundamentales para no perder de vista el norte en nuestros proyectos.

Si nos vemos desbordados, hablar con la empresa o subcontratar a alguien

A medida que nuestro negocio vaya creciendo, es probable que pasemos por picos de actividad, en los que se nos haga difícil estar al día con las responsabilidades.

Llegado ese momento, seguro que nuestros niveles de estrés aumentarán. Una posibilidad para manejarlo es hablar directamente con nuestro jefe o con la empresa en la que trabajamos. Quizás sea viable negociar el número de horas de la jornada o el formato de trabajo.

También puede ser una buena idea subcontratar a otra persona, que nos ayude con esas actividades de nuestro negocio.

 

En definitiva, emprender y trabajar es una realidad que está cargada de desafíos, pero también de satisfacciones. Si bien es un camino que al inicio requerirá de todo nuestro tiempo y energía, si lo hacemos con un propósito fuerte y un plan, tenemos grandes posibilidades de alcanzar el éxito.

No es necesario que abandonemos nuestro trabajo para emprender. Emprender y seguir trabajando es posible y a medida que nuestro proyecto crezca, podremos ir dedicándole cada vez más tiempo, hasta que se convierta en nuestra prioridad y realidad.

 

Artículo en colaboración con Currículum y Trabajo

Compartir