En la diversidad está el remedio

En la diversidad esta el remedio

Actualmente, aún vivimos en un mundo en el cual nacer siendo hombre es ganar la lotería genética, pero ser mujer, socialmente es una sentencia asegurada a vivir constantes adversidades por el simple hecho de serlo.

Las voces de las mujeres han sido históricamente silenciadas.

La opresión sobre nosotras es un grave problema sistemático que desencadena en abusos, violencia y discriminación, generando pocas oportunidades, segregación y crímenes de odio que cuartan la libertad y la vida.

Pero, ¿Qué pasa cuando a una persona al nacer se le asigna un género masculino y decide alzar la voz comunicando que en realidad es una mujer?

De entrada, partiendo de la premisa de que en una sociedad machista la mujer vale menos, surge una pregunta: ¿Por qué alguien renunciaría a su privilegio?

Esto provoca que las mujeres trans suframos también toda la carga de misoginia y agresiones que desafortunadamente reciben todas las mujeres, pero además, nos coloca en una posición de vulnerabilidad extra, basada en burlas, odio y discriminación.

El abolir el sistema patriarcal es una lucha conjunta, ese sistema que nos ha impuesto corporalidades cis-hetero-normadas para el consumo del hombre y que afectan a todas.

Las mujeres somos extensamente diversas, ningún cuerpo es inválido, una mujer es valiosa más allá de su forma física, su rol sexual o su expresión.

En la diversidad está el remedio, juntas somos más fuertes, tenemos un objetivo en conjunto que es claro y necesario, no permitamos que nos dividan y quebranten el movimiento feminista. Somos muchas, somos todas.

Este 8 de marzo conmemoremos y reafirmemos nuestra lucha, la interseccionalidad entre mujeres es una herramienta fundamental para seguir de pie y así reclamemos los espacios que durante tanto tiempo nos negaron, pero ya no más.

A partir de ahora, ninguna se queda atrás, yo peleo por todas, todas peleamos por cada una. 

Eliza Sonrisas | @elizasonrisas

Recomendado: Por qué hay que perderle el miedo al feminismo

Compartir