El sencillo ritual que cambió el enfoque de mis días

Por Lina Morante

Todos hemos creado -conscientes o no- un pequeño ritual de iniciación matutina que repercute en nuestro día. Ya sea que comencemos con enfoque, distracción, aceleración o intención, se trata de una elección personal.

Vivir en India con 11:30 hrs de diferencia hacia delante respecto a México es como vivir en el futuro. Y vivir en el futuro no había sido un tema hasta que Instagram me demostró lo contrario.

La primera pregunta me golpeó en la cabeza ¿por qué estoy recibiendo “likes” a esta hora si se supone que es de madrugada en México? La segunda pregunta me golpeó en el corazón, ¿de qué manera elegimos los seres humanos iniciar el día?

Quizá algunos comienzan el día dando “likes”, unos se van directito al gimnasio y otros despierten en medio de la aceleración (por mencionar algunos escenarios), la forma en que elegimos iniciar el día va creando de manera “inconsciente” un ritual que determina la manera en la que manejamos las circunstancias a lo largo del día. No hay de otra, nuestra energía, nuestras emociones y nuestras acciones están relacionadas con nuestros hábitos.

Yo pasé por una temporada en “modo robot”, pero el mudarme a la India hace 4 meses sacudió mi realidad 180º, por eso en esta ocasión te compartiré lo que aprendí de 3 autores indios y que son algunas de las acciones que empecé a realizar al poco tiempo de haber llegado aquí (los títulos te los dejo al final).

  1. Cultiva la soledad
  2. Fija una intención del día
  3. Contacta con la naturaleza

En mi caso: cada mañana me voy sola al parque, cierro los ojos para escuchar mis emociones unos minutos, fijo mi intención del día y comienzo mi práctica de yoga (aún si solo tengo 20 minutos ese día). Esta es la rutina que me llena a mí, pero más allá de las actividades, hoy quiero enfocarme en el punto número 2; en esa frase que puede cambiar todo tu día: Tu intención.

¿A qué me refiero con intención?

Las intenciones no son deseos. Frases como “hoy será un buen día” o “Me quiero mantener positivo durante este día” No son intenciones. Sadhagurú descarta este tipo de positive thinking, “ya que se trata de un tranquilizador, pero es también un limitante. Si niegas o amputas una parte de la realidad, te da una perspectiva distorsionada y desequilibrada de la vida”.

Una intención es una frase relacionada al “tema” que elijamos trabajar durante el día y que va de acuerdo a lo que estamos sintiendo, viviendo y necesitando en ese momento. Una intención es un compromiso con uno mismo que se formula en tiempo presente y como una afirmación.

Reeta Gupta en su libro “Re-script your life” nos da algunos ejemplos de intención:

  1. Hoy cumplo las promesas que me hago a mi misma y a los demás.
  2. Hoy puedo manejar la manera en la que respondo a otros.
  3. Hoy hablo amablemente conmigo mismo y con los demás.

Te comparto que yo he tenido intenciones relacionadas con “tomar pausas”, con “tener confianza y paciencia”, con “encontrar alternativas” y hasta con el simple hecho de “respirar”.

Una intención es algo muy personal, pero recuerda, una intención sin acción, es una ilusión. Así que nadie más que tu estarás a cargo de la responsabilidad de escucharte y luego poner manos a la obra para actuar congruentemente con lo que acabas de prometer-te.

Teniendo claro lo que es y cómo formularla, te comparto los efectos tangibles de fijar una intención cada mañana:

  1. PROCESOS CREATIVOS. Empezar con una intención comienza a darle forma a tus hábitos y tus rutinas, elementos necesarios para sanar tus procesos mentales y por lo tanto tus procesos creativos.
  2. DECISIONES. El humano promedio realiza más de 300 decisiones al día, fijar una intención puede convertirse en una de las primeras decisiones conscientes que realizamos. Si a lo largo del día actuamos congruentemente con nuestra intención el resto de nuestras decisiones podrían verse afectadas positivamente.
  3. PRODUCTIVIDAD. Comenzar el día estando “presentes” en el momento ayuda a enfocarnos. Y si aprendemos a enfocarnos iremos también aprendiendo poco a poco a dejar de “hacer mucho” para empezar a “hacer mejor”.
  4. APRENDER A ESCUCHAR. Encontrar el silencio suficiente para escucharnos a nosotros y lo que necesitamos requiere bajar el volumen al ruido de todo lo demás. Si aprendemos a ponernos atención, podremos también desarrollar mejor la habilidad de escuchar a los demás.
  5. CONGRUENCIA. Fijar una intención cada mañana es solo el inicio, traducir esa intención en acciones es un entrenamiento que hay que hacer todos los días. Estamos desarrollando la congruencia entre el decir y el hacer. Si queremos sentirnos mejor debemos empezar por hacer lo que decimos que vamos a hacer.
  6. ENERGÍA. ¿A qué le quieres entregar toda tu energía? Fijar una intención nos permite realizar una especie de depuración energética. Si sabemos en qué invertir nuestra energía desde que iniciamos el día, podremos canalizar nuestros esfuerzos hacia donde sea más benéfico y hasta sentirnos menos arrollados por un tren al terminar nuestra jornada.
  7. RESPONSABILIDAD Y REACCIÓN. Sadhgurú dice: “La responsabilidad es la habilidad para responder”, “la calidad de nuestras vidas está determinada por nuestra habilidad de responder a la variedad de situaciones complejas que enfrentamos. Si nuestra habilidad para responder con inteligencia, competencia y sensibilidad se ve comprometida por un impulso o una reacción, nos volvemos esclavos de la situación. Ser completamente responsables es estar completamente conscientes”. “Reaccionar nos hace esclavos, la responsabilidad nos hace libres”.

No sabemos lo que sucederá en el día, pero al fijar una intención cada mañana podemos elegir cómo vamos a conducirnos a través de las circunstancias, nuestras emociones y nuestras acciones.

8. ORDEN INTERIOR. Comenzar tu día conectando contigo a través de una intención, puede ser el primer paso para poner “orden en tu interior”, y este orden interior puede tener efectos positivos como disminuir la ansiedad.

Fijar una intención puede tomar unos minutos, pero experimentar los beneficios requiere presentarte cada día con voluntad y compromiso. El fin es crear un hábito que signifique una diferencia en la manera en la que nos conducimos a través de las circunstancias del día. (yo estoy en el punto en que si no lo hago, “me desordeno”).

Fijar una intención es el inicio para permanecer firmes con nuestro propio proceso de conciencia y hacernos cargo de nuestra vida interior; es no dejarnos moldear por lo que sucede afuera sino como dice Reeta Gupta: sea lo que suceda a nuestro alrededor, no nos sentimos arrollados por ello, “we ride it”.

Hacernos consientes del inicio de nuestro día nos da la posibilidad de elegir nuestras prioridades mentales-emocionales y actuar a favor de nosotros. Podemos vivir como robots, o podemos comenzar a vivir cada día con una intención.

Libros

“An audience of one. Reclaiming creativity for its own sake”, de Srinivas Rao.

“Rescript your life. Awaken the voice within you”, de Reeta Gupta.

“Inner Engineering. A yogis´ guide to joy”, Sadhguru.

Lina Morante es diseñadora de información, estratega de marca, creadora de conceptos interiores y storyteller.

Compartir