El feminismo como herramienta de desarrollo

feminismo

El año que vivimos fue disruptivo en muchas formas, desde la esfera política, social, económica y empresarial. Un momento de cambio en el que evolucionamos y nos preparamos para transformarnos. 

Según el reciente censo de la INEGI, el 51.2% de habitantes en México son mujeres. La mayoría de estas mujeres, debido al confinamiento derivado de la pandemia COVID-19, además de desempeñar un rol económico, formal o informal, se convirtieron en maestras y supervisoras de sus propios hijos, responsables de la casa y cuidadoras de los niños y/o adultos mayores. La pandemia impactó de diversas formas a millones de personas alrededor del mundo, pero especialmente a las mujeres.

Caminando a la equidad

En Victoria147 sabemos que una de las herramientas más eficientes para desarrollarnos es el conocimiento y sobre eso actuamos. Es por esto que queremos poner en tus manos los recursos que te permitan entender y moldear la realidad social, para construir un mundo mucho más justo, en el que quepan los sueños y metas de todas y todos.

Para lograr una sociedad justa necesitamos partir de la equidad, la cual tiene varios ángulos que necesitamos observar, entender y trabajar, para que, desde el conocimiento, tomemos decisiones informadas y justas, logrando un desarrollo social, económico y empresarial. 

Esto precisamente es el feminismo, entender que hombres y mujeres son iguales y que deben trabajar de la mano para construir realidades justas y así lograr una meta en concreto, el desarrollo.

Feminismo ¿una mala palabra?

El movimiento feminista se ha vuelto sumamente político y polarizado, lo cual ha hecho que en muchas ocasiones se malentienda como “Soy feminista, por lo tanto odio a los hombres”.

Empecemos por entender que el feminismo tiene como objetivo la búsqueda de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

El 2020, ha sido un año de adaptación tanto en la parte económica, como social y es por eso que hoy más que nunca es una oportunidad para re-transformar y brindar un piso más parejo a quienes habitamos en este país. Debemos sumar esfuerzos con las nuevas empresas que se creen, y alianzas fuertes con el género masculino.

Este movimiento resulta fascinante y revelador cuando somos conscientes de la realidad en la que estamos construyendo nuestros emprendimientos.

Al emprender, además de generar ingresos, estamos brindando empleos que permiten que más personas logren sus metas. Un emprendedor es un arquitecto de nuestra sociedad y qué mejor manera de serlo que teniendo las bases de empatía y colaboración.

Acompáñanos por este camino de conocimiento y piérdele el miedo al feminismo. Queremos brindarte este espacio seguro y de diálogo en el que entendemos la necesidad de crear una transformación.

Con esta propuesta, buscamos democratizar la información, facilitando que todos tengan la misma oportunidad de crecer y desarrollarse en todos los aspectos de su vida.

Bienvenidas a todas y a todos.

Sugerido: Por qué hay que perderle el miedo al feminismo

Compartir