El emprendimiento femenino, una oportunidad de recuperación sostenida para México

el-emprendimiento-femenino-una-oportunidad-de-recuperacion-sostenida-para-mexico

Para posicionar al talento femenino en el centro de la recuperación económica y social, tenemos que detectar oportunidades y superar el gran reto de la brecha de género.

En el marco del Día Mundial del Emprendimiento existen aprendizajes, experiencias e innovaciones que resaltan la importancia del talento femenino.  De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), de eliminarse la brecha de género en el ámbito empresarial, el Producto Interno Bruto (PIB) mundial podría tener un crecimiento del 2%.

“Si bien se han tomado ciertos pasos a la equidad de género en el mundo de los negocios, queda un – necesario – camino por recorrer”, dice Ana Victoria García, nuestra Fundadora y Directora.

Con base en cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 3 de cada 10 empresas pertenecen a emprendedoras y sólo el 20% de los empleadores en el país somos mujeres. Por eso, el carácter económico, político y social del entorno nacional resuena para nuevas respuestas donde nosotras, las mujeres emprendedoras, logremos consolidar prácticas inteligentes dedicadas a progresar en diferentes materias de negocio.

En complemento, Ana Victoria resalta que “trabajamos para desaparecer la brecha de género y transformar el sistema empresarial al generar lazos sólidos entre miles de mujeres con un objetivo muy claro: colaborar y consolidar nuevos negocios. Seguiremos impulsando el empoderamiento femenino hasta lograr una recuperación sostenida y una mayor equidad e igualdad, porque nos conecta potenciar a las futuras generaciones de mujeres líderes. Es decir, un mejor futuro para todas y todos”.

Entre las oportunidades previstas para transformar las condiciones del emprendimiento femenino, creemos que están:

1. Reforzar la razón para emprender

En ocasiones, nuestra motivación para emprender suele estar ligada a un mejor equilibrio entre nuestra vida personal y la posibilidad de atender necesidades personales, laborales o familiares por igual. Ante ello, buscamos que los emprendimientos tengan una planeación estratégica capaz de brindar resultados sostenibles y duraderos.

2. Fortalecer la cultura del emprendimiento

Una de las grandes interrogantes que se abona al emprendimiento femenino es el índice de confianza, debido a que el miedo al fracaso suele ser un factor predominante. Según datos del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), aproximadamente el 41.2% de las mujeres a nivel mundial percibimos oportunidades en el ecosistema empresarial; lo que representa una mejora del 2%, respecto al informe pasado.

3. Motivar el ámbito empresarial

Es una realidad que el propio entorno de negocios en el país representa varios desafíos, por lo cual necesitamos motivar y redefinir la forma de hacer negocios para resaltar nuestro liderazgo en las organizaciones.

El liderazgo de las mujeres emprendedoras implica, al mismo tiempo, una combinación de habilidades y conocimientos que deben ajustarse a las distintas fases o evoluciones de las empresas. Por medio del fortalecimiento de nuestro talento, crearemos un mejor futuro y para impactar positivamente a las nuevas generaciones.

Creemos en el poder de las mujeres para transformar el mundo

Compartir