¿Cómo saber si tú y tu empresa están listas para el Siguiente Nivel? 

omo-saber-si-tu-y-tu-empresa-estan-listas-para-el-siguiente-nivel

Había una vez una emprendedora primeriza que arrancó emocionada con su nueva creación. Su negocio se probó una y otra vez con pequeños MVPs (productos mínimos viables) y comenzó a traccionar ventas. Consiguió más y más clientes, las actividades se multiplicaron y ahora tenía que malabarear con cuestiones de marketing, finanzas, fiscal, operación y estrategia.

Esa emprendedora un día despertó y se dio cuenta que estaba paralizada y sin saber que sigue. No era una parálisis completa, la empresa seguía operando. Su correo seguía llenándose y las redes sociales seguían notificando de nuevos likes.

Aún así, esta parálisis comenzaba a frustrarla. Ya se había dado cuenta que no siempre sentiría esa emoción extrema, al menos no todos los días,  y que la toma de decisiones diaria, la carga interminable de urgencias sin un camino claro para crecer, la dejaría drenada.

Despertaba con la mejor intención de por fin dedicarse a lo importante en su lista de pendientes, de comenzar una planeación más estratégica y a largo plazo, pero una vez arrancando el día comenzaba a “desatorar” problemas, a resolver pendientes de la operación, y se decía que trabajará en lo otro, lo importante, después. Cuando tenga más tiempo.

Si te sentiste identificada, y llegaste hasta aquí asintiendo con la cabeza, es momento de que sepas que no estás mal, ni al borde de la locura y mucho menos sola.

Lo que estás viviendo son los famosos dolores de crecimiento. Ese mal necesario que te avisa que llegaste al tope de crecimiento en tu etapa y situación actual y que lo que haces hoy y cómo lo haces en tu negocio necesita ser analizado y retado para crecer óptimamente.

Te voy a decir la verdad, en el camino del emprendimiento, es muy probable que sientas que hay un exceso de cosas que hacer, decidir y mejorar todo el tiempo. Sin embargo, en la etapa de “todóloga” es vital hacer una o varias “pausas” (pausas tuyas porque tu empresa necesita seguir andando) para pensar, idear, aprender y aplicar estrategias y herramientas que te ayudarán a resolver los dolores de crecimiento que estás experimentando tú y tu empresa.

Uno de los grandes descubrimientos de esta etapa es  que no todos los problemas son igual de importantes y no, no todo debería ser urgente. Creer que cada problema debe resolverse y cada oportunidad debe tomarse forma parte de la fase inicial. Y ahora que, ya que estás comenzando a organizarte, es importante dejar ir la etapa de decir “Sí” a todo y dar la bienvenida a la etapa de poner límites sanos.

Así que, ¿cómo decidir qué es lo que necesita tu atención, tiempo y dinero? ¿Qué es lo que te hará llegar al siguiente nivel? 

Obtener y aplicar nuevas perspectivas, herramientas y conocimientos que te ayuden a decidir cuál es la siguiente prioridad para ti y tu negocio. Esto implica aprender a manejar la avalancha de opciones, listas de tareas interminables y calendarios llenos.

Lo primero es luchar por el tiempo disponible para hacer lo importante, para analizar, aterrizar y visualizar el siguiente paso que elevará tu empresa. 

Comienza por conocer qué tipo de emprendedora eres y cuál es el siguiente paso para ti. https://victoria147org.typeform.com/to/nYqol8am

Recomendado: 5 lecciones para iniciar, desbloquear y potenciar tu propia empresa

Compartir