Cómo prepararme para salir de una empresa

como-prepararme-para-salir-de-una-empresa

Si estás pensando en dejar tu empleo para iniciar tu propio emprendimiento, necesitas conocer estos consejos, así sabrás cómo prepararte para salir de una empresa.

5 consejos que no debes ignorar, si te piensas salir de una empresa

 

Consulta tu contrato

 

Lo primero por hacer es consultar el contrato que firmaste o el manual de empleado que te compartieron, generalmente en estos documentos se aborda el procedimiento de renuncia y te permite tener una idea sobre la forma en la que podrás abordar la noticia.

 

Redacta una carta de renuncia

 

Aunque puedes transmitir la noticia de forma oral, es importante generar una carta en dónde expreses tu decisión, así podrás entregar una copia a tu jefe directo y otra al departamento de Recursos Humanos, así tendrás la seguridad que ambas partes conocen los detalles, de los motivos que te han llevado a tomar dicha decisión. Es muy importante que te asegures de que tu carta tenga una redacción impecable, una sintaxis adecuada y que no incluya faltas de ortografía. 

 

Habla con tu superior

 

La figura superior que tengas es la primera que se debe enterar de tu partida, evita caer en rumores y que la noticia llegue con tus superiores, a través de terceras personas. Es importante que tu jefe sea el primero en enterarse, para que sepa manejar la noticia, determine qué hará con tu vacante, planifique cómo liderar a tu equipo de trabajo, etc.

 

Resuelve tus pendientes

 

Aunque las oportunidades para emprender no siempre se pueden planear de forma puntual, es importante que antes de que decidas salir de un empresa concluyas con todos tus pendientes y compartas las tareas de seguimiento con las personas que posteriormente se encargarán de tus actividades. Entre mayor sea la responsabilidad de tu puesto, mayor será la atención que deberás poner. 

 

Mantén las puertas abiertas

 

Sé transparente en tu decisión, plática con tus superiores sobre cuál es el siguiente peldaño de tu carrera laboral y asegúrate de mantener las puertas abiertas. Recuerda que la vida da muchas vueltas y no sabes si tu jefe se podría convertir en alguno de los proveedores para tu emprendimiento o incluso hasta en un cliente. Procura que el término de la relación quede en buenos entendidos.  Lo más importante es que puedas llevar a cabo una transición tranquila y positiva. 

 

Compartir