Cómo pasar de emprendimiento informal a formal

¿Qué sigue después de tener una idea de emprendimiento? ¿Echar a andar el negocio o crear la imagen visual que se quiere proyectar?

Aunque este tipo de preguntas son muy frecuentes entre las emprendedoras, también es importante que contemplen los aspectos que permiten formalizar un emprendimiento. Aunque quizá no lo hayas imaginado, también existe el emprendimiento informal.

¿Qué es el emprendimiento informal?

El emprendimiento informal no es el que se encuentran comercializando productos o servicios en las calles, sino todo aquel que no responde a los establecimientos legales o administrativos impuestos por la ley para establecer un negocio.

Este término involucra a cualquier comercio que realiza actividades económicas, con el propósito de obtener recursos financieros, pero no responde a procesos, ni responsabilidades fiscales. Pero esto no se debe a una mala intención, en la mayoría de los casos esto ocurre porque los emprendedores experimentan una falta de conocimiento en el tema o por la carencia de recursos económicos para hacerlo.

Si el emprendimiento no está constituido como cualquier otra empresa que cumple con todos los requisitos de la ley tiene ciertas desventajas, algunas de estas son:

  • Dificultad para obtener créditos y servicios financieros
  • No se puede ofrecer seguridad social a los colaboradores
  • Se presentan obstáculos para acceder a ventas mayores al no poder emitir facturas
La importancia de tener un emprendimiento formal

Cuando el emprendimiento no cuenta con la estructura legal y fiscal adecuada, es complicado que continúe creciendo e incluso que sobreviva, porque será aún más complejo acceder a oportunidades que fortalezcan el negocio.

Aunque la informalidad es el primer paso para que las personas puedan obtener una entrada de recursos, el hecho de constituir un emprendimiento favorece la emersión del mismo. De esta manera los emprendedores pueden:

  • Registrar su empresa
  • Patentar productos o ideas
  • Ordenar sus finanzas
  • Evitar multas o problemas legales
  • Aumentar sus oportunidades de financiamiento
¿Qué pasos seguir para formalizar el emprendimiento?
  • Define tu emprendimiento
  • Crea una acta constitutiva
  • Regístrate en el SAT
  • Tramitar la realización del Aviso Notarial
  • Comprueba la identidad de los socios
  • Solicita el permiso de utilización del suelo

Aunque este es un trámite un poco extenso, es importante formalizar tu emprendimiento. En México existe una cultura de informalidad muy arraigada, por eso es fundamental hacer algo al respecto, para que el emprendimiento no se estanque y tenga el impulso que necesita.

Aunque este puede ser un proceso de papeleo prolongado, es importante que cualquier emprendimiento cumpla con los requisitos necesarios, porque así se tendrán más oportunidades de financiamiento por parte de entidades financieras, mayor probabilidad de atraer socios comerciales y más credibilidad para el negocio.

Recomendado: 5 mitos sobre ser emprendedora

Compartir