5 estrategias para evitar el multitasking

5-estrategias-para-evitar-el-multitasking

Aunque el multitasking, también conocido como multitareas, suele ser considerado como una habilidad, puede convertirse en un hábito que entorpece la productividad. No dejes que esto te domine, evita ahogarte con tus pendientes y aprovecha mejor tu tiempo.

Pese a que se cree que el hecho de hacer tareas al mismo tiempo ayuda a elevar la presión y la adrenalina para cumplir más rápido con los deberes, la Universidad de Chicago asegura que esta práctica puede saturar nuestras capacidades y generar altos niveles de estrés, lo cual podría dañar tanto la salud, como la productividad.

Para evitar estos estragos, es importante acabar con esta mala praxis y organizar mejor nuestro tiempo, por eso queremos compartirte algunas estrategias:

1. No dejes ningún pendiente en tu mente

Al mantener todos tus pendientes en la mente, creas desorden en tu cabeza y afectas tu concentración. Para evitarlo, es importante que captures cada uno de ellos y así puedas visualizarlos, de esta manera no agotarás tu energía mental ni perderás tiempo al pensar en las actividades que necesitas realizar. Te será suficiente con revisar tus notas.

2. Determina prioridades 

Luego de saber qué tareas debes cumplir, divídelas en dos categorías: importante y urgente. Después de ubicarlas en cada una de ellas, comienza a trabajar en aquello que no puedes prolongar, estableciendo un tiempo determinado para su cumplimiento y así tendrás espacio suficiente para atender lo importante.

3. Crea una planeación diaria

Organiza tu día. Asigna horarios estimados a fin de cumplir con cada una de las tareas, también será necesario determinar tiempos para tener espacios libres y realizar actividades de ocio que te ayuden a distraerte y a liberar tu mente.

4. Elimina las distracciones

Deshazte de todo aquello que pueda desviarte de tus ocupaciones. Apaga el televisor, evita tener tu celular a la mano, cierra la puerta de tu espacio de trabajo y obtén la mayor privacidad posible. Es importante que dediques tu concentración al máximo en cada una de las tareas.

5. Realiza pausas cortas

Sabemos que no eres un robot, por eso necesitas tomarte un tiempo para respirar, despejar tu mente y descansar. Toma al menos 10 minutos por cada dos horas de trabajo. No creas que las pausas solo te harán perder el tiempo, al contrario, te ayudan a obtener una mayor concentración y a evitar las multitareas.

Es importante deshacerse de este hábito y aprender a priorizar las actividades. Así, en lugar de hacer más de una tarea a la vez, conseguirás mejorar tu concentración y obtener mayor productividad.

Recomendado: El sencillo ritual que cambió el enfoque de mis días

Compartir